La Apostilla de La Haya, también denominado como trámite de legalización única, es un método simplificado de legalización de documentos que tiene por objeto la verificación de la autenticidad de las firmas contenidas en dicho documento. Su nombre se debe a que fue introducido por el Convenio de La Haya del 5 de octubre de 1961.

Así, cuando una persona, ya sea de nacionalidad española o de nacionalidad extranjera, residente o no en España, necesite realizar cualquier trámite en el extranjero y no pueda desplazarse hasta el país en cuestión, podrá utilizar este sistema con forma de sello o nota.

En las siguientes situaciones será necesaria la Apostilla de La Haya:

  • Acreditación de que una persona está viva y tiene derecho a recibir ciertas prestaciones. En este caso, se puede solicitar a una notaría española el acta de fe de vida, cuya tramitación es muy sencilla y a través de la cual se deja constancia de que una persona existe actualmente.
  • Realización de ciertos trámites en otro país. Un buen ejemplo de esto es la intención de comprar, vender o alquilar una vivienda, la adjudicación de una herencia o la realización de alguna operación con una entidad bancaria. En estos casos será necesaria la apostilla de La Haya cuando el trámite se tenga que llevar a cabo en un país extranjero.
  • Certificados de nacimiento, de matrimonio o de defunción.
  • Cuando se necesite un poder notarial para que una empresa o entidad pueda actuar en tu nombre.
  • Documentos administrativos.
  • Documentos de una autoridad o funcionario vinculado a la jurisdicción del Estado. También aquellos documentos que procedan de los ministerios o de un agente o secretario judicial.

Certificados oficiales sobre documentos privados. Un ejemplo de estos documentos son las autenticaciones notariales de firmas en documentos privados o la certificación diplomas escolares y universitarios etc..

En cualquier caso, se deberá tener en cuenta que la apostilla únicamente se aplicará a documentos públicos. Además, la apostilla no se aplicará a los documentos expedidos por los funcionarios consulares o diplomáticos ni a los documentos administrativos relacionados con una operación comercial o aduanera.

Teniendo en cuenta lo anterior, la apostilla de los títulos escolares o  universitarios no caducan..

La apostilla de La Haya es, sin duda, un sistema de gran utilidad a la hora de hacer cualquier trámite en un país extranjero. No obstante, para poder llevarlo a cabo y aprovecharnos de sus ventajas será necesario conocer si el país en cuestión ha firmado el Convenio de La Haya.